Pavimentos

Adoquines: Los adoquines de hormigón son piezas prefabricadas normalmente bicapa que pueden tener multitud de tamaños y formatos. La definición de adoquín según la UNE EN 1338 indica que cualquier sección transversal a una distancia de 50 mm de cualquiera de los bordes del adoquín, no tiene una dimensión horizontal inferior a 50 mm. Además, su longitud total dividida por su espesor es menor o igual que cuatro. Los elementos de hormigón que cumplen estas características son denominados adoquines.

Baldosas: Las baldosas de hormigón son piezas prefabricadas más habituales en las aceras de nuestras ciudades. Estos productos son una solución de calidad para las grandes extensiones peatonales de las calles. Además de cumplir su función de revestimiento seguro y duradero pueden incluir una gran variedad de soluciones técnicas que cumplan los requisitos de accesibilidad y tactibilidad que, combinados con contrastes de color hacen de estos productos los más utilizados en los pasos de peatones.

Bordillos: Los bordillos delimitan las zonas viarias peatonales, urbanas e interurbanas son elementos de canalización de flujos de circulación y facilitan el drenaje superficial. Son productos con características mecánicas contrastadas y durabilidad muy alta especialmente en situaciones de abrasión o impacto ya que son los elementos que normalmente sufren en primer lugar las acciones de los vehículos.

Terrazo exterior: El terrazo de exterior como producto fabricado a partir de hormigón es un pavimento de alta resistencia y excelente comportamiento en servicio. Además, es importante añadir que el proceso de fabricación por moldeo y las series cortas hacen de este producto el más adaptable a las necesidades de pavimentación. Con terrazo de exterior se puede lograr desde el efecto de losa pétrea hasta el más intrincado relieve. Combinando estas características con una adecuada elección de áridos y pigmentos se posible transmitir la imagen que se desee al peatón.

Terrazo interior: Los suelos de terrazo son pavimentos colocados y pulidos en obra, esta característica, unida a los cantos vivos de los elementos fabricados hacen que las superficies de terrazo sean totalmente lisas y sin juntas. El lugar en el que más se acumula la suciedad en un suelo son las juntas y las rugosidades del material por tanto si hablamos de limpieza, el terrazo es una solución óptima. Habitualmente se aporta como dato la alta resistencia de este tipo de pavimento, pero es importante destacar que el excelente comportamiento mecánico sólo es una de las ventajas de los suelos de terrazo.

Consulta a ANDECE


Acepto la Politica de privacidad

Consulta las Publicaciones ANDECE
para más información