ANDECE, como Asociación que representa a los principales fabricantes de elementos prefabricados de hormigón del país, señalamos que ante el cercano horizonte electoral que «ya es momento de reconocer que la inversión pública en infraestructuras es un servicio tan social y básico como lo puedan ser educación y sanidad». De ahí que desde la asociación consideremos que urbanismo e infraestructuras debieran contar con una planificación racional y ordenada, al margen de los vaivenes que impone el breve mandato de cuatro años, en el mejor de los casos, que dura una legislatura. Desde ANDECE se ha realizado una radiografía del sector de la construcción y obra pública coincidiendo con el escenario pre electoral. 

Un argumentario que sirva para trasladar la realidad de un sector a las diferentes formaciones políticas en el que se aboga, principalmente, por apoyar y favorecer una formación cualificada en el ámbito de la industria del prefabricado de hormigón, teniendo en cuenta la mecanización de procesos y la tecnología puesta al servicio de la maquinaria.

Precisamente, destacamos que una alta cualificación de los equipos de trabajo favorecerá la apuesta por I+D+i entre las empresas del sector, al tiempo que permitirá invertir en procesos más respetuosos con el medio ambiente. También señalamos que en un mercado global se debe impulsar la presencia del sector de la construcción en general en mercados donde pueda aportar o reforzar las necesidades de la industria local existente.

En definitiva, desde ANDECE queremos recordar que la estabilidad política es la base para realizar una planificación ordenada de las necesidades de cada territorio dentro del Estado, al margen de lo que ha sucedido en periodos anteriores, donde la planificación no estuvo del todo sujeta a intereses técnicos y profesionales, que hubieran servido para sortear mejor la posterior crisis sufrida por el sector de la construcción.