Para entrar en la zona de asociados por favor identifíquese con su nombre de usuario y clave de acceso. Gracias.

ANDECE: Zona de Asociados

Acceso
Contacto

Edificación Modular

Concepto de edificación modular e industrializada

La edificación modular, también llamada construcción en 3D o edificación integral industrializada, permite aprovechar al máximo las ventajas de prefabricar el hormigón en planta. La prefabricación del hormigón permite la creación de estructuras completas o parciales en plantas industriales de producción, es decir, la realización de módulos compuestos por varias unidades constructivas que llegan a obra ya terminadas y cuya gestión en obra se limita básicamente al ensamblaje de los mismos.

Las unidades básicas prefabricadas de hormigón pueden ser tridimensionales (celdas), bidimensionales (elementos superficiales para cerramientos, particiones interiores y techos o cubiertas, que se ensamblan después en obra) o lineales (vigas cargadero, pilares, otros elementos), aunque el proceso se optimiza cuanto más haya sido ejecutado en planta, a fin de agilizar su montaje en la obra: 

- fachadas y/o particiones interiores con los huecos para puertas y ventanas ya incluidos, incluso para el paso de ascensores o escaleras;

- techos y/o cubiertas;

- los pavimentos y suelos;

- incluso pueden ir provistos de otros componentes: instalaciones (electricidad, fontanería, telecomunicaciones, calefacción, energías renovables), revestimientos interiores, etc. 



Se pueden fabricar en una sola pieza, gracias a la infraestructura de fabricación que algunas empresas disponen para ello - puentes grúa de gran tonelaje, grandes naves, grandes zonas de acopio, etc. – con espesores que pueden oscilar desde los 8 a los 20 centímetros. Las dimensiones habituales de los módulos con capaces de llegar a dimensiones de 15 metros en largo (la limitación la marca el transporte), hasta 4-5 metros en anchura y 3 metros en altura, dimensiones suficientes para la creación de locales y espacios en edificación residencial.  

Asimismo, podrán incorporar de planta aquellos elementos y materiales para dotarle de las características necesarias para cumplir con los requisitos reglamentarios en materia térmica (aislamientos térmicos incorporados), acústica, fuego o resistencia (acción del viento, sismo).

Proceso de ejecución

Los módulos se fabrican en planta, teniendo en cuenta todas las necesidades de proyecto. Por ejemplo, en caso de que se acometa un edificio multiplanta, los módulos contarán con elementos de conexión que los permitan unir tanto vertical como horizontalmente con otros módulos y/o a la cimentación (p.ej. mediante vainas metálicas salientes que se alojen en los encajes dispuestos a tal efecto en el módulo siguiente), a fin de dotarle de la continuidad necesaria para la construcción de edificio.

Otros elementos de que dispondrán los módulos serán los anclajes (generalmente embebidos), que servirán para enganchar con los elementos de fijación al transporte, la manipulación y el izado.

      

Una vez preparados los módulos o unidades prefabricadas, estos se transportan a la obra, donde generalmente se habrá construido de forma previa la cimentación o base de apoyo, a fin de agilizar el proceso.

Posteriormente, los módulos serán descargados en la zona de stock de la obra, o incluso pudiesen ser instalados directamente desde el camión que los haya transportado hasta su posición final.

Ventajas de la edificación modular

- Rapidez de ejecución:
la fabricación y montaje en planta de un mayor número de unidades constructivas, permite reducir un gran número de elementos que en otro caso deberían construirse (construcción tradicional o in situ) o ensamblarse (prefabricación de elementos individuales) en la propia obra, con lo se agiliza notablemente la ejecución de los procesos constructivos. Asimismo, es posible que en la planta se provean ya determinadas instalaciones: fontanería, cableado eléctrico, domótica, etc. Es éste quizás, el mejor ejemplo de la construcción industrializada con elementos prefabricados de hormigón.

- Resistencia mecánica: Los módulos tridimensionales son elementos que sirven como base para el cálculo estructural de los edificios de una o más plantas, permitiendo una rigidez e inercia superior, respecto a la estructura con pórticos tradicionales de pilares y vigas. 

- Seguridad: la eliminación de un gran número de procesos inherentes a la construcción in situ, no se realizan pues ya son resueltos en la planta, en unas condiciones de seguridad laboral para los trabajadores sustancialmente mejores, en unas condiciones controladas libres de los riesgos habituales de las obras. Además, el montaje se hace con una menor presencia de operarios, máquinas y otros elementos (andamios, unidades que interfieren entre sí, etc.) cuya interacción lleva consigo un aumento de la siniestralidad laboral.

- Flexibilidad: los módulos se diseñan a medida de los requisitos del proyecto, siendo incluso susceptibles de considerar posibles ampliaciones o modificaciones en el futuro, o cambiar el uso inicial a otros diferentes.

- Y se optimizan al máximo el resto de ventajas de la construcción con elementos prefabricados de hormigón: calidad (elementos y sistemas fabricados conforme a unos procedimientos de calidad y producción definidos, con un mayor control tanto en la fase de diseño de los elementos como en la fabricación de los mismos; la intervención humana en obra, responsable de un mayor número de errores, se limita notablemente al realizar simplemente tareas de ensamblaje de elementos terminados; mayor precisión dimensional: las piezas deben asegurar que encajarán posteriormente en obra; si no, no saldrían de la fábrica), sostenibilidad (medioambiental: ausencia generalizada de residuos y menores consumos de energía al tener menor incidencia la maquinaria empleada *; social: entrega rápida y conforme de la construcción, con menor incidencia en las zonas aledañas a la obra; económica: mayor control en todo el proceso constructivo de tiempos y costes, pues se conocen a priori y hay menos afectación por la realización de otras unidades de obra); estética (personalización: amplia variedad de calidades y de acabados interiores).

* Estudios realizados sobre este tipo de construcción, han determinado unos ahorros de consumos de energía, reducción de emisiones de CO2 y generación de residuos de un 30-40% aprox. con respecto a si los mismos edificios se hubiesen ejecutado totalmente in situ.

Aplicaciones principales

La edificación modular es susceptible de ser empleada en la construcción residencial (tanto en viviendas unifamiliares, adosados o edificios de varias plantas), hoteles, residencias, colegios, hospitales, oficinas, etc.

social01social02

social03social05